visitas

contador de visitas

lunes, 21 de diciembre de 2015

AMIGOS INTERNACIONALES



Agua de Coco es una fundación que lleva desde 1994 dedicándose a la cooperación internacional y 10 años a la sensibilización y educación al desarrollo.Actualmente tiene como misión contribuir a la mejora de la calidad de vida de los colectivos en situación de exclusión social en países del Sur. 

Hacemos especial incidencia en la infancia y su entorno familiar, apostando por la educación inclusiva como motor de desarrollo. Para ello llevamos a cabo proyectos de cooperación al desarrollo en países como Madagascar, Camboya o Brasil y proyectos y actividades de sensibilización y educación al desarrollo desde nuestras delegaciones en Andalucía, Asturias, Cataluña, Castilla la Mancha, Comunidad Valenciana y Madrid. 

El proyecto Námana es un programa de hermanamiento entre escuelas europeas, malgaches y camboyanas, en el que participan niños y niñas de idénticas edades y curso escolar, en distintas partes del mundo, para descubrir que es más lo que les une que lo que les separa. 

Su objetivo es promover una relación cercana y directa entre las aulas, provocando en los jóvenes un cambio de comportamiento más respetuoso con los demás y más comprometido en el espíritu de paz y solidaridad internacional. 

Desde hace tres años, nuestro alumnado de tercer ciclo viene colaborando en este proyecto. 

Estamos en contacto con los responsables de Agua de Coco para desarrollar a lo largo del curso varias actuaciones que le sirva a nuestro alumnado para ampliar su horizonte cultural y valorar a otras personas que viven en situaciones muy diferentes a las nuestras. 

El pasado 6 de diciembre participamos en una videoconferencia con "sus amigos" de Madagascar.


También intercambiamos cartas y dibujos (sobre todo autorretratos) que nos ayudan a sentirnos cerca.Promovemos juegos y actividades en los que trabajamos valores de solidaridad e interculturalidad.


A pesar de no hablar el mismo idioma (ellas sólo hablan en francés o malgache) no nos impide comunicarnos  porque las ganas e ilusión por sentirnos unidos supera cualquier adversidad.


“Nadie nace odiando a otra persona
por el color de su piel, o su origen, o su religión.
La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario”
(Nelson Mandela)